English Español Français Deutsch العربية
Ocio

Palacio de Eltham

Eltham Palace, off Court Rd, London SE9 5Q Teléfono: 020 8294 2548 Abierto todos los días de domingo a jueves, de 10 a. m. a 6 p. m. english-heritage.org.uk/visit/places/eltham-palace-and-gardens/

La antigua casa familiar de los Tudor en la que pasó su infancia el rey Enrique VII, el palacio de Eltham, fue adquirido en la década de 1930 por Stephen y Virginia Courtauld, una pareja de millonarios estadounidenses de la industria textil que devolvió su antiguo esplendor a algunas zonas del edificio y renovó otras para adaptarlas al estilo art déco de la época. Actualmente desocupado y con un proyecto de restauración de 1,7 £ millones en curso, el Palacio de Etham ha abierto sus puertas al público como museo, para que la gente recorra su interior e incluso imagine que reside en él (puede alquilar trajes y participar en representaciones de justas medievales o vestirse con recreaciones de la ropa y las galas de los Courtauld dispuestas en el vestidor, un diseño de caoba y cedro que es una proeza por sí solo).

La visita al palacio, una magnífica mezcla de estilos Tudor, renacentista y modernista de la década de 1930, proporcionará un día instructivo y cautivador a todo el mundo: amantes del arte, la cultura y la historia, adultos y niños por igual. El imponente Great Hall a la entrada conserva el tejado abovedado de cristal y las paredes y el techo forrados de madera, y a los muebles y accesorios procedentes de las zonas previamente renovadas de la propiedad se les ha devuelto fielmente su esplendor decorativo: desde los sofás de cuero rosa hasta las molduras de arce y los grifos chapados en oro de los cuartos de baño; hasta se han recuperado las comodidades modernas en condiciones de funcionamiento (los Courtlaud tuvieron la previsión y los conocimientos técnicos para disponer de calefacción bajo el suelo y de un sistema de aspiradoras).

Los visitantes también pueden probar su habilidad en la mesa de billar construida a medida, comprobar qué se siente al agazaparse en un lujoso búnker auténtico construido antes de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, echar un vistazo a los álbumes de fotos de la familia y hasta ver una película familiar de los Courtlaud con Mahjong, su lémur doméstico. En el exterior, en los terrenos del palacio, se extienden 19 acres de jardines de presentación intachable por los que pasear libremente, incluido el puente más antiguo de Londres, que permite o niega el acceso a través del foso.

La antigua casa familiar de los Tudor en la que pasó su infancia el rey Enrique VII, el palacio de Eltham, fue adquirido en la década de 1930 por Stephen y Virginia Courtauld, una pareja de millonarios estadounidenses de la industria textil que devolvió su antiguo esplendor a algunas zonas del edificio y renovó otras para adaptarlas al estilo art déco de la época. Actualmente desocupado y con un proyecto de restauración de 1,7 £ millones en curso, el Palacio de Etham ha abierto sus puertas al público como museo, para que la gente recorra su interior e incluso imagine que reside en él (puede alquilar trajes y participar en representaciones de justas medievales o vestirse con recreaciones de la ropa y las galas de los Courtauld dispuestas en el vestidor, un diseño de caoba y cedro que es una proeza por sí solo).

La visita al palacio, una magnífica mezcla de estilos Tudor, renacentista y modernista de la década de 1930, proporcionará un día instructivo y cautivador a todo el mundo: amantes del arte, la cultura y la historia, adultos y niños por igual. El imponente Great Hall a la entrada conserva el tejado abovedado de cristal y las paredes y el techo forrados de madera, y a los muebles y accesorios procedentes de las zonas previamente renovadas de la propiedad se les ha devuelto fielmente su esplendor decorativo: desde los sofás de cuero rosa hasta las molduras de arce y los grifos chapados en oro de los cuartos de baño; hasta se han recuperado las comodidades modernas en condiciones de funcionamiento (los Courtlaud tuvieron la previsión y los conocimientos técnicos para disponer de calefacción bajo el suelo y de un sistema de aspiradoras).

Los visitantes también pueden probar su habilidad en la mesa de billar construida a medida, comprobar qué se siente al agazaparse en un lujoso búnker auténtico construido antes de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, echar un vistazo a los álbumes de fotos de la familia y hasta ver una película familiar de los Courtlaud con Mahjong, su lémur doméstico. En el exterior, en los terrenos del palacio, se extienden 19 acres de jardines de presentación intachable por los que pasear libremente, incluido el puente más antiguo de Londres, que permite o niega el acceso a través del foso.

Para reservas que incluyan más de 1 habitación, contactar directamente con el hotel

De acuerdo